Today Wednesday, 20th October 2021

News Post

No había tiempo

No había tiempo

Mi restaurante ha sido, hasta el momento, el proyecto más difícil con el que me he enfrentado, no me mal entiendan, me da mucho gusto tener mi propio negocio, trabajarlo día con día y ver que con el paso del tiempo ha ido mejorando a pesar de las complicaciones, y eso sin mencionar la falta de tiempo en mi vida personal. Mis seis hijos y mi linda esposa son mi motor para continuar, quiero lo mejor para ellos y tengo que trabajar duro para dárselos. Me aventuré al mundo de venta de comida porque todos comen. Se me presentó una oportunidad de traspaso y la tomé. Al principio no sabía bien en lo que me estaba metiendo, no tenía idea que todo mi tiempo y mis esfuerzos irían para el restaurante. Poco a poco iba mejorando el negocio, pero tenía que estar ahí. La verdad es que en cuanto uno se descuida o sale del changarro todos echan flojera, desatienden a los clientes, hacen lo que quieren, hasta roban. Se tiene que estar bien trucha para que todo funcione. Gracias a Dios que nos ha ido bien, el lugar esta bonito, la gente viene con sus familias y comen rico, pero de verdad que el esfuerzo que hay detrás de eso es mucho. La cosa empieza desde la mañana. Son muchas las compras que se hacen desde temprano, para que estén listas en el restaurante a las once que entran los cocineros y comienzan a preparar todo fresco, porque hay que ofrecer calidad para conservar a los clientes; después es preparar todo para el servicio, que normalmente les toca a los meseros, pero a cada rato dejan tirada la chamba o llegan tarde sin avisar y uno tiene que estar preparado por que las cosas no se van a frenar por que uno o dos no vinieron a chambear, también tengo gente que me ha respondido bastante bien y nos hemos ayudado juntos y ya tienen tiempo trabajando conmigo. Hay días muy buenos que terminamos ya muy tarde y hasta una chela les ando invitando a todos, pero ya que se terminó el servicio y hacen su talacha antes de irse. Luego, hay que checar que los números cuadren y eso también se lleva su tiempo. El problema en todo esto, es que sí tengo bien descuidada a mi familia, los veo en las mañanas un ratito y lo que queda del día, en el restaurante. Los domingos vienen todos a comer al restaurante y platicamos y pasamos el rato, pero no es lo mismo que estar en casa con ellos. Afortunadamente el negocio nos da la oportunidad de salir adelante sin complicaciones de dinero. La cosa es que nos vaya a todos bien, pero sí me gustaría tener mas tiempo para mis hijos y mi esposa pero el negocio, que es lo que nos ayuda, es ese obstáculo en la vida que me impide disfrutar a la maravillosa familia que Dios me dio.

snapitgo

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

× ¿Como puedo ayudarte?